23 de noviembre 2021 En la presentación del “Atlas Concursal 2021: Radiografía de las insolvencias en España” los economistas piden potenciar mecanismos para autónomos y microempresas

En la presentación del Atlas Concursal 2021, del Registro de Economistas Forenses (REFOR) del Consejo General de Economistas de España

Los economistas ven necesario potenciar mecanismos que agilicen la salida de la insolvencia para autónomos y microempresas que son quienes ostentan el mayor peso concursal en nuestro país

Para 2021, España, en cuanto a previsiones de insolvencias, se coloca en primera posición mundial con un incremento del 24% con respecto a 2019;  y para 2022 se sitúa dentro de los 10 países a nivel mundial con mayor incremento de insolvencias con respecto a 2019, con un 26%.

Los concursos de personas físicas crecen un 35% en 2020 respecto de 2019 (de 2983 a 4032). En cinco años –de 2015 a 2020– se han multiplicado por seis los concursos de personas físicas en nuestro país (de 649 a 4.032), representando, en 2020, el 47% del total de concursos de acreedores.

Al levantar las restricciones, se esperaba una recuperación rápida hasta volver a los niveles previos al primer trimestre de 2020, salvando de forma efectiva a miles de empresas y empleos ‘congelados’ durante varios trimestres. Sin embargo, esta dinámica está resultando decepcionante en economías como la española, la cual aún está un 5% por debajo del nivel de marzo de 2020.

Hasta el 3T de 2021, el número de concursos de acreedores se incrementa respecto del mismo intervalo de 2020, de 3.131 a 3.169, pero disminuye comparado con el mismo intervalo de 2019 (3.383). Asimismo, el mayor incremento en este mismo intervalo se produce en los concursos de autónomos, 1.446 en 2021 frente a 398 en 2020 y 326 en 2019, esto es, más del triple que en 2020 y más de cuatro veces que los habidos en 2019

Madrid, 23 de noviembre de 2021.- El Consejo General de Economistas de España ha presentado hoy en formato virtual el estudio Atlas Concursal 2021 elaborado por el Registro de Economistas Forenses (REFOR) –órgano especializado del citado Consejo en materia de insolvencias– que recoge los últimos datos sobre las principales variables relacionadas con la insolvencia en nuestro país (concursos de acreedores, mediaciones, refinanciaciones, segunda oportunidad, pagos del Fogasa…), analizando su evolución temporal y estableciendo comparaciones entre comunidades autónomas, así como entre diferentes países.

En la presentación han participado el presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentín Pich; el presidente del REFOR, Juan Carlos Robles;el profesor de Economía y analista macro-financiero, Javier Santacruz, yel secretario técnico del REFOR, Alberto Velasco. A la vista de los datos, durante el acto se han adelantado unos primeros pronósticos de insolvencias postCovid en 2021 y 2022. Asimismo,se han definido, en el marco de la tramitación del Anteproyecto de Ley de Reforma Concursal, posibles ineficiencias y asimetrías de nuestros mecanismos de resolución de insolvencias y se han establecido propuestas de mejora de los mismos incidiendo en la especial coyuntura en la que nos encontramos como consecuencia de la situación de postpandemia, el incremento de la inflación y los problemas de abastecimiento de materias primas y energía.

Durante su intervención, el presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentín Pich, ha aclarado que “tanto los datos concursales de 2020 como los relativos a 2021 y 2022 están condicionados por los efectos de la Covid así como por las medidas que se han venido aplicando”. En este sentido, para el presidente de los economistas “la moratoria concursal vigente hasta el 31 de diciembre 2021 ha servido para contener el incremento concursal previsible; aunque no parece que una vez finalizada la moratoria se vaya a producir una acusada avalancha concursal tan elevada como se pensaba”. Referido a estas distorsiones en la tendencia sobre el número de insolvencias, Valentín Pich ha querido dejar claro que “las medidas extraordinarias puestas en marcha como ‘compensaciones’ al sector productivo por las restricciones impuestas por la pandemia (como son los ERTE, los avales ICO y algunas medidas fiscales) han roto la correlación histórica entre ciclo económico y concursos de acreedores”. Según Pich, “para que esta situación inédita se pueda sostener en los próximos trimestres, la condición necesaria es que el crecimiento de la economía española continúe de forma robusta, de manera que cuando se retiren dichas medidas extraordinarias, que han totalizado 20 puntos de PIB en año y medio, las empresas continúen trabajando con normalidad”.

En relación a la tramitación del Anteproyecto de Ley de Reforma Concursal, durante la presentación se hizo un repaso del texto legislativo definiendo sus avances respecto de la anterior legislación, así como las deficiencias que aún persisten en el mismo. A este respecto, el presidente del REFOR, Juan Carlos Robles,ha destacado que el nuevo texto presenta mejoras en cuanto aladelanto en la detección de la probable insolvencia, el fomento de las reestructuraciones, el mayor peso del contenido económico en la gestión de las insolvencias o que las competencias en concursos de personas físicas hayan vuelto a los juzgados de lo mercantil. No obstante, para Robles sigue habiendo aspectos en la norma que habría que mejorar como el excesivo peso del papel del deudor en los procedimientos para microempresas, el paso atrás en los mecanismos de 2ª oportunidad, la desregulación de los profesionales de la insolvencia o la falta de un testeo eficaz que garantice el pleno funcionamiento del nuevo procedimiento electrónico (se adjunta DAFO –debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades– sobre el Anteproyecto de Ley de Reforma Concursal 2021).

Asimismo, en el acto de presentación, el economista Javier Santacruz –quien ha colaborado en esta edición del Atlas– ha indicado a este respecto que “la crisis económica provocada por el COVID-19 no se parece a ninguna otra anterior ni en su dinámica ni tampoco en su respuesta macroeconómica, lo que cambia la dinámica anticíclica entre crecimiento económico e insolvencia empresarial, dado que la crisis fue inducida como consecuencia de la paralización de todas las actividades productivas no esenciales por parte de todos los Gobiernos a nivel mundial y sus consecuencias están siendo amortiguadas”. Según Santacruz, “la situación macro no es lo suficientemente dinámica como para evitar que la gran mayoría de las empresas y empleos ‘congelados’ por las medidas extraordinarias tomadas por el Gobierno durante la pandemia puedan mantenerse a medio plazo” y ha incidido en que “la recuperación de los niveles preCovid se está frenando, siendo España la economía más importante de la Zona Euro más retrasada en la recuperación (queda aún un 5% por recuperar) y la que lo hará más tarde, probablemente bien entrado 2023, ralentizando la recuperación de los resultados, rentabilidad y capitalización de las empresas”.

FOTO (de izda a dcha. Javier Santacruz, Valentín Pich, Alberto Velasco)

Evolución concursal

En relación con los datos recogidos en esta edición del Atlas, en 2020 se produce una ligera disminución del 3,3% en el número de concursos de empresas con respecto a 2019 (4.630 en 2020 y 4.789 en 2019). En el bloque específico de autónomos, micropymes y pequeñas empresas –que son la gran mayoría de nuestro tejido empresarial– ha habido un decrecimiento en 2020 del 4% respecto de 2019 en el número de concursos (de 4.154 en 2019 a 4.008 en 2020). En este sentido, los economistas forenses del Consejo General de Economistas han puesto de manifiesto que referido a la relación número de insolvencias/número de empresas, España es la que menor ratio concursal tiene de los países de Europa. Solo 13 de cada 10.000 empresas presentan concurso de acreedores en España, muy por debajo de la media europea (en torno a 52 empresas en concurso por cada 10.000).

Diferente evolución muestra los datos sobre concursos de personas físicas, que crecen un 35% en 2020 respecto de 2019 (de 2983 a 4032). En cinco años –de 2015 a 2020– se han multiplicado por seis los concursos de personas físicas en nuestro país (de 649 a 4.032), representando, en 2020, el 47% del total de concursos de acreedores. Para el REFOR este hecho puede deberse a que las personas físicas han sido las más vulnerables a la crisis económica derivada de la pandemia, así como a que la STS de 2 julio 2019 ha permitido una mayor exención del crédito público en segunda oportunidad. Asimismo, desde el REFOR estiman que es previsible un incremento de los mecanismos de 2ª oportunidad y en consecuencia de los concursos de personas físicas –la gran mayoría de los concursos de personas físicas se deben a la 2ª oportunidad– en 2021 y 2022 por el efecto Covid-19, así como por posibles consecuencias derivadas del incremento en el precio de las energías, inflación y retrasos en el abastecimiento de determinadas materias primas.

En cuanto a la distribución territorial de los concursos, solo Cataluña y la Comunidad de Madrid tienen un incremento de concursos en 2020 respecto de 2019 pese a la moratoria concursal de 2020. En el resto de comunidades disminuye el número de concursos en 2020 respecto de 2019. Las comunidades autónomas con mayor número de concursos de empresas en 2020 son Cataluña, con 1.253 (1.174 en 2019) seguida de Madrid, con 859 (852 en 2019); Comunidad Valenciana, con 716 concursos (en 2019 fueron 719) y Andalucía, con 400 (474 en 2019. Entre estas cuatro Comunidades suman casi un 70% (3.228 concursos) del total de concursos de acreedores de empresas en España en 2020 (4.630). Cifra superior a la de 2019 (67%). Sólo estas cuatro comunidades autónomas y el País Vasco superan el umbral de más de 250 concursos de acreedores de empresas en 2020. Asimismo, referido a la relación entre el número de empresas y el número de concursos de acreedores, el 0,14% de las empresas españolas acudieron al concurso en 2020 (aproximadamente una de cada 700 empresas). Cataluña con un 0,20%; Comunidad Valenciana con un 0,19%; y País Vasco con un 0,18% son las comunidades autónomas en las que más concursos se produjeron en relación con el número de empresas. Les siguen en esta comparativa Madrid, con un 0,16%; Aragón, con un 0,15%; Asturias e Illes Balears, con un 0,12%; La Rioja, con un 0,11%; Cantabria y Galicia, con un 0,10%; Murcia, con un 0,09%; Castilla-La Mancha con un 0,08%, y Andalucía, Canarias y Castilla-León, con un 0,08%. Las comunidades autónomas con menor porcentaje de concursos en relación con su número de empresas son: Extremadura y Navarra, con un 0,06%, y Ceuta y Melilla, con un 0,02%.

Procedimientos de refinanciación

En 2020, se produjo un decrecimiento del 16,53% respecto a 2019 en cuanto a los acuerdos de refinanciación no homologados (3.504 y 4.198, respectivamente). Por comunidades autónomas, los acuerdos de refinanciación no homologados en 2020 se concentraron en Cataluña (27%), Comunidad de Madrid (18%), Comunidad Valenciana (13%) y Andalucía (11%). Por su parte, los acuerdos de refinanciación homologados crecieron un 14,06 % en 2020, siendo su número un 96% menor que el de los no homologados.

Pronósticos 2021 y 2022

Hasta el 3T de 2021 el número de concursos de acreedores se incrementa respecto del mismo intervalo de 2020, de 3.131 a 3.169, pero disminuye comparado con el mismo intervalo de 2019 (3.383). Asimismo, el mayor incremento en este mismo intervalo se produce en los concursos de autónomos, 1.446 en 2021 frente a 398 en 2020 y 326 en 2019, esto es, más del triple que en 2020 y más de cuatro veces que los habidos en 2019. Aumentan también los concursos de personas físicas en este periodo, un 8% más que en 2020 (de 2.554 a 2.756) y un 33% más que en 2019 (2.068). A este respecto, el presidente del Consejo General de Economistas y el presidente del REFOR, Valentín Pich y Juan Carlos Robles, respectivamente, han coincidido en resaltar que ahora resulta conveniente recurrir –sobre todo las pymes y los autónomos– a mecanismos de reestructuración, que van a ser impulsados con la reforma para tratar de reflotar empresas y evitar que terminen en liquidación. Otro dato que han destacado es la tendencia ascendente de concursos exprés: 1T 2021 (30%), 2 T 2021 (30%) y 3 T 2021 (un 32%), lo que viene a indicar que la situación concursal no es positiva, pues son empresas sin masa.

En términos globales, a nivel mundial se prevé que el índice de insolvencia para 2021 sea del 13% y en torno al 15% en 2022. España, con un incremento en torno al 24% en 2021 y de un 26% en 2022, es uno de los países con un porcentaje más alto.

Conclusiones y propuestas

Entre las conclusiones y propuestas de mejora que se pueden extraer del Atlas Concursal, están las siguientes:

·        Al levantar las restricciones se esperaba una recuperación rápida hasta volver a los niveles previos al primer trimestre de 2020, salvando de forma efectiva a miles de empresas y empleos ‘congelados’ durante varios trimestres. Sin embargo, esta dinámica está resultando decepcionante en economías como la española, la cual aún está un 5% por debajo del nivel de marzo de 2020.

·        La empresa mayoritaria en España en el ámbito concursal sigue siendo en 2020 la micropyme, que supone más del 53% de total de concursos.

·        En 2020, las principales economías de Europa muestran un descenso generalizado del número de insolvencias respecto de 2019 con cifras diversas: Alemania (9%), Francia (36%), Reino Unido (28%), Italia (33%) y Portugal (12%). Aunque, al igual que en España con un descenso del 3,3%, estas bajadas pueden deberse a moratorias concursales y ayudas concedidas para paliar los efectos económicos de la COVID. 

·        Se prevé que el índice de insolvencia global alcance en 2022 un aumento de en torno al 15%. Para 2021, España, en cuanto a previsiones insolvencias, se sitúa en primera posición con +24% y para 2022 dentro de los 10 países a nivel mundial con mayor incremento de insolvencias con un +26%.

  • Se produce un decrecimiento del 16,53% en cuanto a los acuerdos de refinanciación no homologados en el conjunto de España en 2020 respecto a 2019 (el año pasado crecieron un 17%). Por su parte, los acuerdos de refinanciación homologados crecieron un 14,06 % en 2020. Las correcciones incluidas en el TRLC y la gran apuesta del Anteproyecto de Ley de reforma concursal por la reestructuración (antes acuerdos de refinanciación) la sitúan como una herramienta fundamental alternativa al concurso de acreedores.
  • Los concursos de personas físicas experimentan en 2020 un incremento del 35% con respecto a 2019, que contrasta con el descenso del 3,3% en el número de concursos de empresas entre estos dos años.
  • En España, el 96% de las mediaciones concursales son de personas físicas y sólo el 4% de personas jurídicas.
  • Los pagos del FOGASA de enero a diciembre de 2020 han disminuido en torno al 8,4%, y la ratio que los compara con el número de concursos de acreedores (1,34) ha disminuido un 6,6% respecto a 2019. La ratio de 1,34 mostraría que, al menos, debería haber un 34% más de concursos de acreedores, pues hay más pagos del FOGASA que proceden de insolvencias no declaradas en concurso que a través del mecanismo legal del concurso de acreedores.
  • La proporción entre número de sociedades extinguidas y número de sociedades constituidas se incrementa respecto al año anterior, alcanzando el 35% (un 32,91% en 2019). Antes de la crisis de 2008 este porcentaje se situaba alrededor del 10%.

(Ver conclusiones completas a partir de la página 71 del Atlas Concursal)

Se adjunta:

Para más información:

Consejo General de Economistas.

El Registro de Economistas Forenses (REFOR) es el órgano especializado del Consejo General de Economistas de España que coordina la actividad de los economistas y de los titulados mercantiles en los temas relacionados directamente con el ejercicio profesional en el ámbito de los procedimientos judiciales, ya sean concursales o periciales. El REFOR es la entidad más representativa y numerosa de este sector profesional constituida actualmente por más de 2.400 economistas forenses pertenecientes a los 47 Colegios existentes.